La nueva etiqueta energética y la Contratación Pública Verde (GPP)

Bajo diferentes leyes nacionales, los entes públicos pueden decidir adquirir solo los productos más eficientes energéticamente dentro de las estrategias de Contratación Pública Verde ("compras verdes"). Además, incluso si en el futuro no se establecen obligaciones que tengan que ser respetadas en la otorgación de licitación pública, las "compras verdes" podrían convertirse en criterios gratificantes y complementarios en su asignación. Esto realza como, dentro del Marco de Contratación Pública Europea, las instituciones de la Unión están evaluando la posibilidad de contribuir a la consecución de objetivos del Acuerdo de París, la Estrategia de Economía Circular y las metas de cero emisiones del Pacto Verde Europeo, mediante la introducción en la legislación sectorial de todos los estados miembros de criterios mínimos de GPP y objetivos (criterios mínimos de GPP), así como la notificación obligatoria del proceso de monitorización. Estos criterios mínimos de GPP podrían representar una importante herramienta de armonización. De hecho, en este sector, para asegurar que la política ambiental de la Unión puede garantizar la protección de la competición, especialmente en cuanto a la necesidad de asegurar el tratamiento equitativo y la no discriminación de contratistas potenciales en la administración pública, hasta ahora la adherencia a los criterios Europeos de GPP ha sido siempre voluntaria.